LECCION 1, EL CONFLICTO

Antes de que comencemos, quiero hablarte un poco de mí:

Mi nombre es Roberto Rasch, estudié sicología y luego teología, me ordené como ministro en el año de 1990 y en el año de 1.992 ingresé en la Marina de los Estados Unidos con el título de Teniente Capellán; he trabajado a lo largo de mi vida con las personas, me caracterizo por ser una persona de mucha oración; es más, considero la oración como el fundamento de mi vida; hasta el punto de que es un estilo de vida, una actitud permanente. Es la única manera de poder andar en el Espíritu (Gal. 5:16); no soy una persona fanática por la religión, tengo estudios en las 5 más grandes religiones de mundo; he dado clases en varias universidades.

Estoy felizmente casado con Marianelly desde hace 29 años, tengo dos hijos maravillosos, que nunca me han dado problemas.

En la actualidad vivo en USA y trabajo con el Departamento de Educación del Condado (School Board), con niños, especialmente con niños con “necesidades especiales” (niños con problemas cerebrales).

Trabajé con diferentes iglesias en diferentes lugares, siempre como Consejero;  después de meditarlo durante mucho tiempo, me he sentido “impulsado por el Espíritu de Dios”, a compartir lo que he podido aprender durante todo este recorrido con todos aquellos que puedan interesarse en vivir una vida llena de Justicia, Paz y Gozo (Romanos 14: 17).

Siempre me pregunté: ¿A qué se referirá mi Señor cuando dice en Mateo 6:33: “Buscad primeramente el Reino de Dios…”; pues la respuesta está precisamente en Romanos 14:17; una vida llena de Justicia (Orden), Paz ( que no dependa de la ausencia de problemas) y Gozo (una felicidad que no se marchita) en el Espíritu.

Creo que es lo que todos los seres humanos buscan, pero cada uno en una “fuente” muy diferente.

En esta primera clase, quiero que conversemos acerca de algo que he llamado EL CONFLICTO.

En Romanos capítulo 7, versos del 15 al 25, el Apóstol Pablo nos habla de su conflicto, conflicto que tenemos tú y todos los demás.

“15. Porque lo que hago, no lo entiendo; pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago.

16. Y si lo que no quiero, esto hago, apruebo que la ley es buena.

17. De manera que ya no soy yo quien hace aquello, sino el pecado que mora en mí.

18. Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo.

19. Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago.

20. Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí.

21. Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: que el mal está en mí.

22. Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios;

23. pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros.

24. ¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?

25. Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que, yo mismo con la mente sirvo a la ley de Dios, mas con la carne a la ley del pecado.”

¿No te parece familiar este problema?; muchas veces queremos hacer algo y terminamos haciendo otra cosa. Y ¿qué decir de esos pensamientos que no nos dejan en paz?; que hasta nos avergüenzan.

Se me han acercado muchos hermanos con años en el evangelio, angustiados, cansados, de esta lucha interior con sus pensamientos, recuerdos, etc., etc.; han probado de todo (ayunos, oración, imposición de manos, aceite) y al final… nada; por un tiempo la situación mejora, pero luego vuelve.

Yo si te puedo asegurar que hay una dimensión de vida, llena de Justicia (orden), Paz y Gozo… Permanentes! , no sólo por momentos nada más.

Para explicártelo mejor, los seres humanos tenemos 3 cosas: espíritu, alma y cuerpo (I Tes. 5:23) y cada uno tiene funciones diferentes, las cuales veremos en este curso…. Maravilloso!

Así como el cuerpo se enferma, le da gripe o catarro, fiebre, cáncer, lupus,  hasta miopía; y necesitamos ir donde el médico; el médico conoce bien nuestro cuerpo y puede prescribirnos algo para sentir alivio; así también nuestra “alma” que es el asiento de todas nuestras emociones y el intelecto; es decir nuestra mente; allí está el “corazón emocional” del hombre, porque el otro “corazón” es tan solo un músculo que bombea la sangre a través de nuestro cuerpo ( a ese no se refiere la Biblia cuando habla del corazón), esta alma o mente, se enferma; es más está muy enferma y necesita atención y cuidados, es muy frágil, las emociones fuertes la enferman; entonces, necesitamos ir donde un médico de la mente o del alma y ese es el psicólogo y en algunos casos el siquiatra.

Hasta allí, la cosa va más o menos bien, pero… y ahí viene el pero,; tenemos otra área que es el espíritu ( el espíritu del hombre, no el Espíritu Santo, son dos cosas muy diferentes) y allí es donde el Señor nos da vida de nuevo, restablece su comunión con nosotros, pero nuestra alma, mente, sigue enfermita, porque la cosa no es tan sencilla, porque para que la mente cambie, tiene que cambiar también el cerebro… ¿Qué?!… ¿Qué tiene que cambiar el cerebro?…Ahora si Roberto que estás loco de atar…! No, espera un momento, el cerebro cambia toda su estructura, cuando el pensamiento cambia y el pensamiento si cambia ( a so se le llama plasticidad cerebral), por eso es que el Apóstol pablo nos dice: “Renovaos en el espíritu de vuestra mente” (Efe. 4:23). ¿No te parece maravilloso que tu cerebro se transforme? ¿Qué puedas tener la mente de Cristo?, eso es posible, pero la Iglesia lo ha desconocido por mucho tiempo, por eso es que: “mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento” (Oseas 4:6). Yo pienso que vas a descubrir ese espíritu de conocimiento que Dios te ha dado, conocimiento de Dios mismo. (Pro. 8:2-5). Quizás el Apóstol Pablo no sabía nada de “plasticidad cerebral” y “física cuántica”… pero el gigante que había dentro de él sí, ese maravillosos Espíritu del Señor, que ahora mora en ti y en mí, ese sí que lo sabe todo, absolutamente todo, pues hizo lo visible y lo invisible.

Bueno, creo que por hoy está bien; luego vamos a ir adentrándonos un poco más en todo esto, quiero que vayamos despacio, pero seguros.

Visita el blog, pronto voy a colocar algunas figuras (imágenes) y videos que nos ayuden a comprender mejor como ayudas visuales. No dejes de enviar tus comentarios, me ayudan a ir mejorando y si tienes alguna pregunta, hazla también en el blog.

Un abrazo y hasta la próxima.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a LECCION 1, EL CONFLICTO

  1. lili dijo:

    gracias por compartir sus conocimientos Dios le bendiga,
    y le doy gracias a Dios por haber encontrado su pagina ya que me encuentro en una situacion dificil y necesitaba del Señor y el a mandado un angel que es usted

  2. Daniela dijo:

    ¡Qué interesantes enseñanzas! Espero sigas publicando más artículos como has mencionado…Realmente, es muy necesario comprender todo aquello a lo que haces mención. ¡Qué Dios te súper bendiga!

  3. marco dijo:

    hay algo muy interesante es que debemos cambiar el cerebro (la manera de pensar), no lamente debemos rasga la vestidura ni el corazon hay 3 cosas importante en la sanidad gracia hno que EL señor siga bendicion amen

  4. favio adolfo martinez casas dijo:

    GRACIAS A DIOS QUE ENCONTRE ESTE CURSO DE SANIDAD Y GRACIAS A USTED POR SER OBEDIENTE AL LLAMADO DEL SEÑOR PARA QUE USTED DE DE SU CONOCIMIENTO.
    ES IMPORTANTISIMO PORQUE MUCHAS PERSONAS NECESITAMOS DIRECCION.
    DIOS LO BENDIGA.

  5. Lorena Portillo V. dijo:

    gracias por todo, llega oportunamente a m vida. Que Dios lo bendiga y continúe tan noble obra. Ha yo tambien trabajo con niños con necesidades educativas especiales. soy maestra de educ. especial. Otra vez lo felicito por tan hermoso trabajo

  6. soledad dijo:

    Hermano Roberto: Muchas gracias por compartir sus conocimientos, a través de este medio (solo por amor y gratitud al Señor) Bendicen mi vida, aunque hace solo unos días, que encontré su página. Le pido permiso para usar sus enseñanzas, en mi Iglesia.
    Es mi deseo que mi DIOS continúe usando su vida y ministerio, para bendecirnos, ayudarnos y capacitarnos….. para ayudar a otros y servir a nuestro SEÑOR, con “excelencia”
    Hasta cualquier momento.
    DIOS continúe bendiciendo su vida, familia y ministerio.
    Soledad

  7. Jorge dijo:

    Muchas gracias por la lección. En verdad expresa en forma práctica el conflicto que todos tenemos, y la esperanza de que sí esposible una vida de justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo.

  8. avelina dijo:

    Muy interesante, asì como el Señor me da vida nueva en mi espìritu, mi alma o mente necesita ser tratada, para no vivir sòlo por espacio de tiempo en gozo, paz , santidad, esto yo lo necesito, muchas gracias,el Señor lo siga bendiciendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s